lunes, 2 de junio de 2008

Oscuridad



Vuelo, incomoda entre las nubes siempre vuelo.
Si la noche me atormenta, huyo del desierto.
Vuelvo a enredarme en tu azabache,
y tras ello, toco el sentir de mis entrañas
que gritan de placer en celo.
Fusiono tu infinito en el mío,
mientras entro en el estrecho laberinto de lo negro.
En la indiana locura del sentir placentero,
de las miradas furtivas, mientras se esconden los cuerpos.


E.d.L.

2 comentarios:

Israel Viana dijo...

¿Qué coño pasa con este blog? ¿Eh? ¿Qué hostias pasa que no escribes? me cagüen la leche...

rafaelpavonreina dijo...

Un vendaval. Un saludo.